Alamar Surf House: El plan que estabas buscando

Cierra los ojos e imagina… Te despiertas en Asturias con el acompasado sonido de las olas y ese murmullo silbado de los madrugadores surfistas que se levantan al amanecer para ser los primeros en conquistar la playa.

Te estiras. Te desperezas. Abajo ya huele café.

Seguro que como yo, los meses previos al verano te vuelves loca buscando ese plan diferente y especial que te haga abstraerte, al menos durante las vacaciones, de tu día a día. ¿Playa o montaña? ¿Plan de pulseritatodoincluido o turisteo mochilero? Nada de eso, este año hablamos de surf.

He encontrado para ti un lugar perfecto. Un lugar para soñar y perderse. Para fundirse con el mar y con el viento. Con las olas que acompasan el ritmo de los conciertos que amenizarán cada una de tus noches de verano.

Un lugar donde las conversaciones permanecen. Donde el buen rollo se respira desde que te levantas y hasta que te acuestas. Porque en Alamar Surf House, las personas cuentan desde el momento que cruzan el portón. Y si el entorno es Salinas (Asturias) el plan entonces se vuelve redondo.

Una casa del S.XX que reformaron totalmente, dándole un aire vintage.

Una casa del S.XX que reformaron totalmente, dándole un aire vintage.

Alamar Surf House es un proyecto de tres amigos, que movidos por una de sus grandes pasiones, el surf, han hecho de su hobby un estilo de vida.

Abiertos desde hace ahora un año, Ramón, uno de lo socios, nos cuenta como surgió esta casa del surf. Una proyecto que, como casi todos, empezó con mucho esfuerzo y han levantado a base de ganas y dedicación.

Si algo destacan es una clientela fiel que “siempre vuelve, porque les damos un trato muy familiar y pasamos mucho tiempo con ellos”, nos cuenta Ramón.

Rincones con encanto

Por allí han pasado deportistas de élite y visitantes anónimos, que este año, vuelven a dejar parte de su esencia en la casa.

No importa que no seas súper deportista, ni hace falta que seas un loco del surf, porque además de poder alojarte con tu pareja, utilizando este idílico entorno para montarte un súper plan romántico, puedes hacerlo con tus amigos llevando un rollo un poco más de guerrilla en habitaciones compartidas. Esto ellos los llaman Surf Camp.

La sala de proyecciones. Alamar Surf House

Ofrecen alojamiento y escuela de surf, junto o por separado. Y noches en el Lounge bar amenizadas por conciertos de la mano de El Pescao, La sonrisa de Julia (Juan Luis, uno de sus componentes es socio de Alamar surf House) o Smile, un grupo vasco que empieza a pegar fuerte.

Si después de todo esto no has corrido a visitar su web y hacer tu reserva, no sabes lo que haces.

 

¿Te animas?

Deja un comentario